¿Lo he soñado?

La realidad copia a los sueños. Gabriel García Márquez.

Nada hay tan novelesco como la realidad.
Advertencia de la película EL CLAVO.

12 octubre 2014

El cine negro fluye en LA ISLA MÍNIMA.


Hay películas que se encuadran dentro de un género y permanecen
como símbolo de una categoría. Recuerdo la película magnífica de
José Luis Garcí, El CRACK. Cuando Alfredo Landa cambió  el registro de sus personajes clásicos de ligón de suecas en Benidorm por el del detective Germán Areta recibió el aplauso general del público. Ahora, otro gran actor como Javier Gutiérrez se adentra
en un personaje camaleónico acorde con un pasado oscuro que debe
ocultar.   


Pero a veces, al hablar de una película de género, concretamente de
las llamadas de "cine negro", parece que se pretende empequeñecerlas.

Creo que con la ISLA MÍNIMA, de Alberto Rodríguez, disfrutamos
de una historia de cine negro con mayúsculas. Ya  nos sorprendió con
GRUPO 7.
 

El arranque de los primeros planos, con fotografía cenital de las
marismas del Guadalquivir trata de hipnotizar al espectador. Puede
que nos invite a descubrir y a encajar las piezas de un rompecabezas
de agua y fango.



El cine se mueve en terrenos pantanosos para inquietarnos y adentrarnos
en  una sociedad que vive una época que trata de sacar la cabeza fuera del
agua (la historia se repite, aunque con motivos distintos). Roza temas
tan palpitantes y desgraciados como la violencia machista, la explotación
represora para aplastar los enfrentamientos entre terratenientes
y peones que se tratan de organizar sindicalmente; el trapicheo de la droga
y el contrabando en esas humildes barcazas, la prostitución...

Documenta la  curiosa evolución de las escuchas teléfonicas policiales.
Un "pinchazo" antes era un "pinchazo", ahora son controles sutiles  de
redes sociales, historial de llamadas y correos electrónicos.

Esas piezas se superponen en los años 80: tratamos de  escapar del
franquismo y encauzar la dureza de aquellos años hacia  el sugerente
siglo XXI. Los años pantanosos de la transición y la esperanza de los
tiempos actuales se vislumbran a través de dos policías que se enfrentan
a un caso  macabro: el brutal asesinato de unas adolescentes. 

Redunda la fotografía.  espléndida,  en tonos de imágenes fractales
llenas de calma,  de tonos verdes, cobaltos, azules... que serpentean
tratando de escapar de una vida de misería en los latifundios andaluces
o de atrapar la mínima esperanza de una vida mejor en la tierra prometida
de una Marbella reluciente e irreal. 



Fluye el Guadalquivir y transcurre una película brillante que tensa los nervios
del espectador. Acabas sintiéndote atrapado por ese ambiente de los 80 y que
 guarda un asombroso parecido con lo que nos toca vivir.

   

01 mayo 2014

Canales embrujados por la historia: Flandes


BRUSELAS

La primera vez que visitas Bruselas y te plantas en su Grand Place comienzas un carrusel
en el que tus ojos desean abarcar cada rincón de esa Plaza Mayor. Girarás como una peonza
y elevarás la vista para apreciar uno de los monumentos góticos más destacados de Bélgica.

La famosa torre, 96 metros de altura, está coronada por una reluciente veleta de San Miguel
liquidando al demonio.
La Grand Place o Grote Markt (de Bruselas hacia el norte conviven los dos idiomas: el
francés y el holandés, que se impone en Flandes), nunca está solitaria. Actúa como un
poderoso imán para el visitante. He podido contemplarla con este aspecto.

Pero en otras fechas,












 podemos disfrutar de la decoraciónfloral y puede admirarse engalanada de
 camelias y tulipanes.




Siempre cuenta con turistas, estudiantes y curiosos viajeros de todo el
mundo. El relieve de la fachada del fondo este (está inclinada hacia el oeste) presenta las
efigies de los 19 Duques de Brabante. Podemos distinguir, entre ellos, los bustos del
emperador Carlos V y el de su sucesor Felipe II. El "pan de oro" ilumina los zócalos
de la plaza y susdestellos sorprenden al visitante.






















La fachada opuesta, presenta los ventanales con el llamativo
aspecto de la popa de los galeones que conformaron el imperio español.


















Uno de los ciudadanos más fotografiados de Bruselas es el Manneken Pis. Una estatuilla de
60 centímetros que desilusiona, sin duda, por la fama que tiene. Dicen que este niño ayudó a
sofocar un incendio.











































Las elegantes galerías se San Huberto, con un techo acristalado,
que suaviza la temperatura exterior, a lo largo de sus 218 metros de longitud, forman
 una arteriacomercial que aglutina encantadoras chocolaterías y escaparates.




Bruselas cuenta con una de las catedrales más luminosas que conozco. La catedral de San Miguel,
exteriormente recuerda a Notre Dame de París. Sin embargo, su interior rezuma luz que resalta
sus columnas decoradas con estatuas de los 12 apóstoles.


































Si saltamos hacia el futuro, la tecnología del Atomium nos muestra una construcción
que evocaun átomo de hierro, aumentado 165.000 millones de veces. Con motivo de
la Exposición Universalde 1958 se construyó la estructura símbolo de Bruselas.
Con 102 metros de altura y 2.400toneladas de peso, resplandece en los jardines de
Heysel. Las nueve esferas de acero,enlazadas, representa la unión de las provincias
belgas.






























 Cerca podemos visitar la Basílica del Sagrado corazón y sorprendernos por el
trazado "art decó".

Si ascendemos a su cúpula, en ascensor, apreciaremos sus impresionantes
dimensiones. Recubiertade cobre transportado desde la antigua colonia,
el Congo belga, es una magnífica atalaya para contemplar Bruselas.

Actualmente, Bruselas es la capital de la Unión Europea y en estos atribulados
tiemposen que la democracia parece haber perdido su prestigio entre los
ciudadanos me parece interesante la reflexión que un escritor flamenco, nacido
en Brujas, David van Reybrouck,  hace en su libro "Contra las elecciones".
Considera que estamos destruyendo la democracia limitándola al momento de
votar. Incluso es partidario de retornar al primitivo origen de la democracia:
elegir por sorteo a los dirigentes, como en la Atenas clásica. Recordando
un proverbio africano se entiende la percepción de muchos ciudadanos: "Todo lo
que haces para mí, pero sín mí, lo haces contra mí". La idea de un Congreso
elegido al azar parece una provocación, pero la situación parece requerir
procedimiento novedoso.

Atravesando los jardines de Laeken, al norte de Bruselas, dejaremos el Palacio
Real y el exotismo botánico que preside una pagoda japonesa. A unos 60
kilómetros estánlas capitales de Flandes: Gante, Brujas y Amberes. Son las tres
perlas culturales e industriales del pais. Presumen en cualquier ciudad de su
variedad de cervezas y de su tradicional modelo de elaboración que procede
de prácticas ancestrales de abadías En cualquier caso, monacal o no, rubia o
morena, cervezas de fama mundial como la llamada "Delirium Tremens",
hay que saborearla.



















GANTE




Ciudad natal del emperador Carlos V. Aunque cuentan que nació en Gante por pura
casualidad, ya que su madre, nuestra Juana la Loca, aunque estaba para pocos viajes
debido a su estado de gestación, devorada por los celos (al parecer justificados) hacia
su marido, Felipe el Hermoso, no dudaba en acompañarlo adonde fuere preciso. Viajera
impenitente junto a su apuesto esposo culminó su embarazo en Gante.

la rivalidad comercial de Gante y Brujas por el comercio de la lana surgió por su comunicación
con el mar. El comercio textil enriqueció a Gante hasta su declive en favor de Brujas.
También se aduce que Carlos V les puso "la soga al cuello" por sus revueltas en
protesta a la subida de impuestos.

Contemplar las majestuosas torres desde el puente de Saint Michel es una sensación
mezclada de historia y romanticismo. Imaginar el bullicio medieval de aquellos
mercaderes, mientras tomas una cerveza, en el muelle de "les herbes", contemplar
los tejados "en escalera", rizando las rojizas fachadas que se asoman al
puerto, es un recuerdo eterno.



















Los púlpitos de las catedrales de Flandes son auténticas obras de arte, el de la de San Bavón
es impresionante.
















Gante es una ciudad que no defrauda. Sobre todo
a quienes son condecorados con el Toisón de Oro.






Los escudos en blanco indican, que por alguna causa, los condecorados fueron
considerados indignos del Toisón de Oro.


La catedral de San Bavón, construida entre los siglos XIV al XVI, presenta
elementosdel románico, del gótico y del barroco. Cuenta con la imprescindible
obra maestrade los hermanos Van Eick: "La adoración del cordero místico". Una
copia se contempla gratis, ver el original, cuesta 4 euros y merece la pena pagarlos.





BRUJAS

Escuchar el nombre de esta hermosa ciudad nos sugiere misterio. Los canales,
sus fachadas de terracota, su ambiente de reino medieval nos muestran un cuento
de hadas. Una vez más, debo recordar que el deseo por conocer Brujas nació
tras leer un delicioso relato
de Ernest Dowson, DIARIO DE UN HOMBRE DE
ÉXITO. El autor debió inspirarse navegando, al aterdecer, en una barca, cerca

de esascallejuelas del Muelle del Rosario. Tal vez, El Beaterio, le inspiro un
refugio de mujeres.

El misterioso origen de la ciudad nace de su tormentoso acercamiento al Mar
del Norte. De hecho, una tormenta, en 1134, desencadenó su inundación y la
convirtió en accesible a los comerciantes de lana, convirtiéndose en un próspero
puertoque arrebato el comercio a su vecina Gante.

Su nombre no procede de oscuras mujeres o magas, sino de bryggia, de origen
británico: puentes. Y es comprensible que los puentes dominaron la ciudad
cuando hubo que canalizar aquella tumultuosa llegada del mar.

Brujas es una encantadora ciudad medieval, regada por 20 kilómetros de canales
que reflejan tesoros arquitectónicos que evidencian su pasado floreciente.
Fue el centro comercial y financiero del siglo XV y atrajo a los banqueros
italianos. El dinero sirvió de aliciente a una pléyade de genios de la pintura
y la pintura flamenca asombró al mundo durante los siglos XV, XVI y XVII.

Un fenómeno similar supuso el Renacimiento italiano pero abarcando todas
las ramas artísticas. Por cierto, el Divino Miguel Ángel, ensalzó Brujas
con La maravillosa Virgen con el Niño, que puede contemplarse en iglesia
de Nuestra Señora. Su torre es la más alta de Brujas, 123 metros.
Miguel Ánge, consideraba que la forma artística estaba en la mente del
artista y que la debe extraer de la piedra. El escutor tiene la doble
responsabilidad de crear lo preconcebido en su mente y liberarlo del
mármol, con su talento. Al ver la Madonna y el niño en Brujas, pensé
en una mole de mármol y lo que el genio Buonarroti percibió en 1464.
Brujas se inundó no sólo del mar, también del Renacimiento.



La catedral de San Salvador, siglo XII, nos muestra hermosas vidrieras y
pinturas flamencas. En el centro de la plaza del majestuoso Ayuntamiento,
el monumento a los héroes Breydel y Pieter de Lonink, que derrotaron a los
franceses, en la batalla de las Espuelas de Oro, en 1302, sirve de punto de
encuentro a los visitantes. La fachada sur presenta la impresionante torre
Belfort (campanario).








Aquí, si hay "relaxing". Sobre todo, si asciendes
los 366 escalones que tiene la torre. Esta fantástica atalaya, servía de
control de incendios y de alerta ante los invasores, al permitir divisar la
ciudad y ahora nos permite disfrutar de una visión privilegiada
de los canales. Creo que el ahogo de la escalinata tiene su recompensa.
un carillón de 47 campanas difunde una melodía diferente cada cuarto de
hora y lo convierte en uno de más famosos de Europa.

Al descender del torreón, nos sorprende una exposición de Dalí.
Situada a la derecha del Ayuntamiento se encuentra la Basílica de la
Santa Sangre.









Reúne, superpuestas dos iglesias. La inferior, románica,
es lade San Basilio y la superior, gótica con elementos renacentistas.
La capilla de San Basilio custodia la reliquia que en siglo XII, al
regresar de la segunda Cruzada, trajo Diederick, conde de Alsacia.








Cada sábado y cada viernes se venera la reliquia y puede tocarse o
besarse el frasco que la contiene.

Un paseo por lo canales con esas góndolas modernas nos permitirá
conocer lugares insólitos.




Si hay un sitio ideal para los enamorados ese es Minnewater: El lago
del amor. los sauces cobijan a los elegantes cisnes que nadan en el
remanso del canal y como recuerdo del fiel "cuello largo". Si os
apetece conocer la leyenda de Pieter Lanchals, y el homenaje que
le hicieron por ser decapitado, echar un vistazo a los cisnes de
Minnewater.






Las fotos obligadas junto al lago sirven de broche
sentimental y de despedida a Brujas.



























La película "Escondidos en Brujas", con Colin Farrel y Ralph
Fiennes, nos sugiere un misterio adicional. Os dejo un pequeño
trailer.


Nuestra maleta, de regreso pesará un poco más, sin duda. Los chocolates
artesanos, recomendación el de Chocolade Line, en la plaza Simon-Stevinplein,
los Godiva, y los bordados hechos con encaje de bolillos, aumentarán
nuestro equipaje.Únicamente nos ha faltado quedarnos más tiempo en Brujas.
También se cuenta que esta ciudad, con un poco de niebla, es más bella y
evocadora.


AMBERES

Como un diamante es para siempre, lo dejo para otra ocasión. La verdad es
que poco puedo contar de esta ciudad que visité sólo unas horas. Un paseo
por la catedral para ver algunas maravillas de Pedro Pablo Rubens,
un cerveza con sabor a cerezas, Kriek Boon,contemplando al gran Brabo y
un vistazo al considerado cuarto mayor puerto del mundo.










03 abril 2014

FLANDES, en busca de los canales de Brujas.



Cuando leemos una novela comenzamos un nuevo sendero vital.
Algunos narradores se visten de protagonistas y nos encierran en un escenario
con decorados figurados y con personajes reales.

La realidad se convierte en ficción y un personaje histórico o un suceso real
se vuelve dudoso o distinto.

Marcel Proust en su maravillosa En busca del tiempo perdido se hizo
protagonista de su narración, combinando ficción y relato biográfico. Lo hizo
de un modo imperceptible, con la máxima sutileza para que que la imaginación
de los lectores se impregne de realidad o se barnice de fantasía.

























Hace algo más de dos años la lectura de una perla, real o autobiográfica, me
deparó una estimulante sorpresa. Se trata de "DIARIO DE UN HOMBRE DE ÉXITO", de
Ernest Dowson. La historia que cuenta es sumamente evocadora y así ha sido
objeto de inspiración cinematográfica en "Lo que el viento se llevó", o en
"Su único pecado" de King Vidor. También ha evocado algunas canciones de
Cole Porter y a genios como Jorge Luis Borges o Alan Moore.

Al terminar la deliciosa y brevísima novela, se puede disfrutar en algo menos
de media hora, sentía un deseo irrefrenable por conocer Brujas. Imaginar la
desventura o la nostalgia del protagonista me trasladó a la época en que se
desarrolla la historia, viajar al siglo XIX y al romanticismo se convirtió en
un viaje anhelado.

La obra reúne la mueca irónica de confundir realidad y ficción en un autor
admirado en su época y desdichado en su vida cotidiana.
El viaje a Brujas ya ha comenzado. Canales, fachadas rojizas, una ciudad medieval
cuyo esplendor, en el siglo XI, casi enrojeció a París.