¿Lo he soñado?

La realidad copia a los sueños. Gabriel García Márquez.

Nada hay tan novelesco como la realidad.
Advertencia de la película EL CLAVO.

15 septiembre 2010

Saldar las deudas.

No son pocos quienes establecen una relación de causalidad directa entre la catástrofe financiera, de la que se cumplen dos años, originada por la torpeza de los bancos y sus supervisores (en todo el mundo, pero significativamente en EE UU). También se recomienda favorecer el ahorro en lugar del gasto. Si no estimulamos el ahorro de la clase media destruiremos nuestro futuro. Durante las últimas decadas el abrumador dominio del consumo descontrolado ha supuesto que los consumidores recurran al endeudamiento. Una de las razones de la crisis actual está en la deuda contraída por los gobiernos. Estados Unidos ostenta la cifra de deuda mayor de su historia. Casi 13 billones y medio de dólares, como podemos ver en el enlace anterior -también aparecen los datos de España y los de otros Estados-, son un lastre insostenible, un contador de dólares incontenible. Tal vez, sin exagerar, como hace Lisa Stansfiel, caminando desnuda por la calle, podemos prescindir de muchos artículos que acumulamos en nuestros hogares y que no utilizamos. Nunca,nunca me aburro escuchando a esta mujer. Una última reflexión viene acompañada de la lucidez de Daniel Innerarity. Nos habla de la necesidad de inteligencia para superar la crisis. Valga un extracto de uno de sus artículos: La política y el derecho no sólo son incapaces de contrarrestar la desterritorialización de los mercados mediante el desarrollo e implementación de normas vinculantes globalmente, sino que también están perdiendo competencia cognitiva para estar a la altura de la innovación económica. Un ejemplo de ello puede encontrarse en la ambivalencia de la reglamentación financiera. Diversos estudios empíricos han advertido que algunas medidas políticas y legales han agravado los problemas, como es el caso de los acuerdos de Basilea, cuya naturaleza procíclica es ahora manifiesta. Las disposiciones acerca de fondos propios inducen a la expansión de créditos en los periodos favorables y a las restricciones en los momentos malos. Estas regulaciones no sólo han contribuido a la expansión de los productos derivados que están en el origen de la crisis actual, sino que también han incrementado la inestabilidad del mercado crediticio.

No hay comentarios: