¿Lo he soñado?

La realidad copia a los sueños. Gabriel García Márquez.

Nada hay tan novelesco como la realidad.
Advertencia de la película EL CLAVO.

18 diciembre 2011

En busca del glamour perdido: El gran Gatsby

Estoy leyendo esta novela y me fascina. La película,
también me entusiasmó. Del personaje que Robert Redford
interpretó destaca el "extraordinario don para saber
esperar". Jay Gatsby es el retrato de un hombre de
clase baja que alcanza el nivel de esos ricos inmorales
a los quiere equipararse.
Pero Gatsby está impregnado por el
romaticismo y su afán de riqueza
se diluye por lograr el amor de
una mujer, Daisy. En el fondo es un
cuento de hadas en el que Gatsby
intenta agradar a todo el mundo para
enamorar a la chica.
No comprende que siempre
habrá gente que nos será hostil.

Es la antítesis de los que ocurre en nuestro tiempo
en que somos adictos a las opiniones de los que
nos rodean. Nos sentimos inquietos si notamos que no caemos
simpáticos. Sin embargo, no debemos olvidar que cuanto mayor
interés ponemos en agradar más fácil es que nos rechacen,
sobre todo, si no hay espontaneidad. André Gide, decía que
es mejor ser odiados por lo que somos que ser amadados
por lo que no somos.
Hay quien necesita complacer a todo el mundo y puede que
la causa sea una personalidad insegura.
Ese empeño en agradar a los demás no debe hacernos olvidar
que hagamos los que hagamos los demás no dejarán de ser
como son (Marco Aurelio). La película la volveremos
a ver en 2013, una versión que interpretará Leonardo
DiCaprio.

No hay comentarios: