¿Lo he soñado?

La realidad copia a los sueños. Gabriel García Márquez.

Nada hay tan novelesco como la realidad.
Advertencia de la película EL CLAVO.

26 mayo 2012

El taquillazo: la batalla de Clavijo

Ayer por la tarde, visitando la impresionante catedral de Santa María de Toledo,
recordé que su iniciador fue también un gran guionista. En una de las capillas del
gótico flamígero, la del condestable Álvaro de Luna, también conocida como Capilla de Santiago, se observa la imagen del batallador apóstol Santiago en su corcel blanco.
El gran guión cinematográfico al que me refiero es la batalla de Clavijo. Debo recordar a los visitantes que hay que rendirse ante el famoso Transparente de la catedral, ese nido escultórico de mármol de Carrara, repleto de ángeles y arcángeles elevándosé hacía la luz.

La batalla de Clavijo, cerca de Logroño, la ficción creada por el arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, tres siglos despues del supuesto enfrentamiento entre las tropas cristianas del rey Ramiro I y las musulmanas de Abderramán III, supuso el fundamento para que la Iglesia prescribiera, hasta el siglo XIX, el impuesto conocido como "voto de Santiago".

La leyenda de la la batalla de Clavijo presenta la decisiva, letal y milagrosa
alianza del apóstol Santiago en el año 844. Sin embargo, no aparecen crónicas ni vestigios documentados de dicho suceso hasta casi trescientos años después y proceden del arzobisbpo toledano, Rodrigo Jiménez de Rada.

La mitificación como superhéroe es puesta en duda por la mayoría de los historiadores y
la leyenda cuenta que el rey de Asturias Ramiro I, con el adalid montado en un
caballo blanco derrotó al ejército del emir de Córdoba en el año 844, causando más de
60.000 bajas en el bando musulmán. Justifican que la batalla de Clavijo se apoya en
la confusión de otra librada en Albelda en el año 859 y en la que el rey asturiano
Ramiro I derrotó a Musa.

A ciencia cierta sabemos que, era costumbre la entrega como tributo de esclavos y mujeres de familias de reyes y nobles cristianos como esposas o concubinas a los emires y califas. Esto hace suponer que el mito de la entrega de las cien doncellas fuera
objeto y causa de la famosa batalla.

Otro superhéroe fué San Millán que salvó a los castellanos del yugo musulmán y éstos, como gratitud, quedaron obligados a pagar los Votos de San Millán, al igual que los
astures y leoneses a pagar los Votos de Santiago, que se hicieron extensivos a todos
los pueblos de la península, hasta que en ¡¡1812!! las Cortes de Cádiz los abolieron.

En definitiva, la ficción creó, una vez más, un peliculón que recaudó durante siglos el mayor taquillazo de la historia.


No hay comentarios: