¿Lo he soñado?

La realidad copia a los sueños. Gabriel García Márquez.

Nada hay tan novelesco como la realidad.
Advertencia de la película EL CLAVO.

12 septiembre 2012

Budapest, cuna del romanticismo.


Visité Budapest en diciembre de 2007, y aunque algunos recuerdos de viajes
son imborrables, es recomendable tener información actual para visitar esta
ciudad de la que Thomas Mann dijo que es "la más elegante de Europa". El escritor
la visitó en los años 30. Parece que quiso describir el carisma y el efluvio de
la ciudad. Creo que se mantiene hasta hoy. Además, las recomendaciones actuales
que figuran en la excelente web de José María Iñigo, Ganas de viajar, lo confirman.
La belleza de Budapest queda reflejada en el Danubio, su imperial historia está
elegantemente plasmada en iglesias como la de San Matías en el barrio del Castillo.

Estuve en diciembre y pude darme un chapuzón en los baños Szechenyi que cuentan
con las instalaciones termales más grandes de Europa. Sus aguas tienen efectos curativos.





Uno de los momentos que nunca olvidaré en aquel frio diciembre de 2007 fue la visita
al monumento dedicado a Ángel Sanz Briz, el Schindler español, que aprovechando su condición de diplomático salvó de una muerte segura a 5.200 judíos durante el Holocausto nazi. Se trata de "El árbol de la vida", es una especie de sauce metálico, sus hojas, de acero inóxidable, llevan grabados los nombres de aquellos que salvó el diplomático español.








No hay comentarios: